«El croché es mi equilibrio y oportunidad»

Así describe Vanessa Galdamez su amor por el croché. Es una pasión que trae intacta desde Honduras, su país natal, donde nos dice que tenía una clientela fiel a sus creaciones.

¿Sabías que…? El nuevo yoga de estos tiempos, era la costumbre de nuestras abuelas de tejer con una aguja de ganchillo, conocido como croché. Ahora es tendencia usarlo de terapia alternativa de relación ante el estrés. ¿No lo crees? En nuestra sección de Mujeres emprendedoras te contaré por qué Vanessa Galdamez dice que: «el croché es mi equilibrio y oportunidad».

Vanessa Galdamez, es nuestra emprendedora en esta ocasión. Ella viene de Honduras y es una mujer tejedora que usa el croché como una oportunidad para crecer y despejar su mente ante los retos desafiantes de ser mujer inmigrante.

Antes de seguir con la historia de Vanessa quiero aclarar que el croché, como lo indica el Diccionario Panhispánico de dudas, es una la “labor de punto que se hace con aguja de gancho”. En español es adecuado llamarlo croché, adaptación del término francés crochet.

Es que así, queridas compañeras, en esta historia nos quedaremos con el término croché, para continuar compartiendo las vivencias de Vanessa Galdamez. Mujer que viene tejiendo sueños desde Hondura y sigue tejiendo sueños en España para hacerlos realidad con perseverancia y compromiso.

¿Qué te motivó a emigrar a España?

Decidí salir de mi país porque quiero salir adelante. Elegí España porque siento que las mujeres podemos desarrollarnos mejor. Hay incentivos para nosotras en el estudio y en el empleo.

Vanessa percibe a España como una nación con iniciativas para la protección y desarrollo de las mujeres, a pesar de que aún falta mucho por conquistar en igualdad de género.

Con una mirada de amor nos cuenta que en Honduras dejó a sus padres y dos niñas, que son su motivación en la vida. “Los apoyo desde aquí económicamente”.

¿Cómo llegaste a Sevilla?

El 1º de noviembre de 2022 cumplo 3 años en este país. Llegué a Madrid y me recibió una amiga.

En Madrid empezaron las vivencias de esta mujer. Allí estuvo trabajando de cuidadora hasta que llegó la pandemia y se quedó sin trabajo. Se agobió al verse tanto tiempo en paro.

Su espíritu de lucha la llevó a la búsqueda de oportunidades laborales por otras regiones. Y fue así que llegó a Sevilla.  “Por un trabajo en Tomares, lo conseguí por Mil anuncios. Ahora tengo dos años aquí y cuido a unos niños en Triana”.

El croché, terapia personal

Durante todos estos contratiempos Vanessa usó el croché como su terapia personal para aliviar el estrés y mantener su cabeza despejada, centrada en su objetivo de lograr estabilidad en España. Tiene la ilusión de traer a sus pequeñas y reencontrarse con ellas.

“Cuando empiezo a tejer mi mente se libera de malos pensamientos, solo me concentró en lo que estoy creando con mis agujas. Es gratificante ver cómo toma forma tapetes, gorros para licuadoras, bolsos. En fin, son mis tejidos que me llenan de alegrías”.

¿Qué te motiva a emprender?

Me encanta el croché desde muy niña. Siempre me llamó la atención. Lo tenía en mi mente y en mis genes.

Vanessa relata que la inició una vecina en el croché. Empezó con unos tapetes. “Descubrí mi vocación a los 19 años. Me ilusioné y practiqué mucho. Cuando le tomé la agilidad a la aguja ya me solté en el tejido”.

Recuerda que su primer tapete le “quedó descuadrado. Mi papá todavía lo conserva. Así empecé mi historia con el croché y mientras más tejo más ilusión tengo por ver mis creaciones”.

Ella nos afirma que le encanta cuando sus clientes usan sus forros para baños, tapetes, vestidos para licuadora, bolsos, ganchos para el cabello, gorros entre otros productos que salen de la incansable aguja de Vanessa. “Es muy bonito mirar en las casas o personas mis creaciones”.

Tu emprendimiento es… ¿un sueño o una realidad?

Cada día se hace realidad. Aprendo más… Me mantengo al día por YouTube. Tengo el propósito de poder vivir de mi emprendimiento, lo mejor es ganar dinero con lo que te encanta hacer.

Por ello, nuestra compañera nos dice que las amantes del croché la puedan contactar por correo: galdamezv78@gmail.com, WhatsApp: 612492780 e Instagram: @galdamez1601

¿Qué necesitas para hacer realidad tu emprendimiento?

Necesito tiempo y dinero. Hay que invertir, investigar el mercado y promocionar el producto para lograr vender. En mi país ya tenía mi clientela, pero aquí me toca empezar de nuevo.

El empezar de nuevo en España no amilana a Vanessa, por el contrario, su compromiso con su pasión es más profunda. “Salgo temprano a trabajar y cuando regreso al piso me dedico a tejer. Voy a poco a poco, pero sin abandonar el croché que es lo que me gusta”.

¿Qué le dirías a las mujeres que sueñan con emprender?

Que ningún sueño es fácil, pero con esfuerzos y dedicación se puede lograr avanzar.

Esfuerzo y dedicación son palabras claves en el éxito del emprendimiento. Las mujeres emprendedoras que han relatado su historia para Espacios.Femeninos.com tienen esos dos valores muy presentes.

De manera que la invitación, es que sigas con tenacidad en el croché, la cocina, la mercadotecnia, las terapias alternativas, entre otras actividades emprendedoras que hemos reseñado en nuestro blog.

Que al igual que las tejedoras, que con la aguja unen puntos hasta darle forma a un producto, así en unión y en comunidad sigue con tu labor de mujer emprendedora. Por eso comparte esta historia con otras soñadoras o con las amantes del croché.

Angélica Hernández @EspaciosFemeninos
Fotos: Vanessa Galdamez
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.