Mujeres comparten historias migratorias

Cuatro mujeres provenientes de Marruecos, Colombia, Nigeria y Venezuela abrieron los libros de sus vidas en la Casa Grande del Pumarejo en Sevilla
Mujeres intercambian historias migratorias para compartir saberes

En la tarde del jueves 26 de mayo en la Casa Grandes del Pumarejo en Sevilla, las voces de cuatro mujeres provenientes de Marruecos, Colombia, Nigeria y Venezuela se dejaron escuchar para iniciar un conversatorio. Así se dio paso a que más mujeres intercambiaran sus historias migratorias para compartir saberes.

La iniciativa llevó por nombre Biblioteca de Experiencias Migrantes y Asociativas. Fue promovida por la Oficina de Derechos Sociales, en el marco de su proyecto Centro de Orientación, Asesoramiento y Autoorganización para Mujeres Inmigrantes.

Esta oficina está conformada por inmigrantes y personas precarizadas, que han aprendido a defender sus derechos colectivamente. Su labor cuenta con 15 años de experiencia fomentando el asociacionismo y la autoorganización social.

Cuatro voces un solo sentir

En la sala principal de la Casa Grande del Pumarejo se escucharon muchas voces femeninas conversando, conociéndose, abriendo las páginas de sus vidas. De esta manera todas esas voces se unieron en un solo sentir para que pudieran, como dice la coordinadora de la actividad, Bibiana Marie Baxevani, intercambiar saberes de esa biblioteca humana de experiencias.

Una de las voces femeninas que impactó con su libro de vida al abrirlo, fue el de la compañera nigeriana. Ella compartió sus duras vivencias en las pateras para alcanzar un destino mejor. Destacó el apoyo y la orientación obtenida por Cruz Roja al llegar a España, para lograr sortear su situación de gran vulnerabilidad.  Generada por enormes dificultades que pueden llegar a sufrir las personas migrantes, donde a las dificultades de la regularización y el acceso al trabajo formal se les suma las de la vivienda.

Voces mensajeras de esperanza

Escuchar su historia llena de sufrimiento, pero con una voz alegre y una mirada de esperanza, me hizo fortalecerme y hallar en sus experiencias una motivación para seguir luchando para estabilizar la situación de mi familia. Entendí que en este difícil proceso migratorio la perseverancia y no aislarse, es la clave para avanzar en el objetivo de integración.

Y es precisamente la participación en el mundo asociativo y de la autoorganización, una vía para superar todos los obstáculos que encontramos en el camino. De allí que considero importante que las mujeres intercambien historias migratorias para compartir saberes, porque solo unidas podemos construir posibilidades reales para salir de la precariedad y alcanzar sueños.

Es en la unión de muchas voluntades coordinadas que podremos resolver ese planteamiento mencionado en uno de mis anteriores artículos: INCLUSIÓN ¿REALIDAD O MITO?

La respuesta empieza por reconocer que a esa inclusión le falta mucho camino por recorrer. Aún más si hablamos de inmigración femenina en España, la cual se ven afectadas por desigualdades de género, clase social y etnia. Situación que reafirma la necesidad de fomentar más políticas de integración social y laboral que garanticen esa inclusión de todas y todos en la sociedad, en este caso, española.

Angélica Hernández @EspaciosFemeninos Fotos: ODS
Compartir:

Comentarios

  1. Elina dice:

    Hermosa propuesta. Compartir experiencias fortalece a cada uno y nos empodera.

    1. Angélica dice:

      Así es, en compartir las experiencias vividas crecemos juntas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.